1 vote, average: 4.00 out of 51 vote, average: 4.00 out of 51 vote, average: 4.00 out of 51 vote, average: 4.00 out of 51 vote, average: 4.00 out of 5 (1 votes, average: 4.00 out of 5)
You need to be a registered member to rate this post.
Loading...

Yo, pesado.

by Cruel_Angel

Heavy Metal!!!

Saludos, gente que si me reconoce por la calle me pega. Hacía un rato largo que no escribía para LIA, y créanme que así hubiera seguido de no haber recibido hoy por mail terribles noticias. Como muchos de ustedes sabrán —especialmente los que lean el foro—, la tragedia azotó LIA a principios de Febrero, cuando Bicho intentó cruzar a nado el Támesis para cumplir una apuesta. El pobre no contaba con que las aguas del río estén tan contaminadas. Murió como vivió: totalmente en pedo. Como escribía mal no nos costó mucho aceptar la realidad de que ya no lo tendríamos con nosotros y a los pocos días nos olvidamos completamente del flaco y seguimos con nuestra rutina de putas y cocaína. Es lo que él hubiera querido.

Pero esta mañana recibí terribles nuevas. Hace escasas horas nuestro amado Lupine Wolf fue brutalmente atacado por nada menos que el “che pibe” de la compañía, Maximiliano “AtroZ” Goldeman. Días antes el rumor que se corría por los pasillos era el del pronto despido del joven escritor. Puntualmente las palabras de Lupine fueron “tengo que sacarme de encima a ese gotiquito de mierda”. El mensaje no tardó en llegar a oídos de Atroz, quien erróneamente interpretó que el jefe se refería a él, desconociendo que en realidad quería rajarme a mí. Desbocado, Atroz comenzó a trazar los planes del magnicidio, y un nefasto 19 de Marzo entró a la remisería donde Lupine trabaja, forcejeó con él y finalmente lo estranguló con el cable de un mouse inalámbrico al grito de “syc semper tirannis”.

He ahí, lectores, la explicación a por qué nadie updeteaba. ¡Estaban todos muertos o en el hospital o en cana! Así que lamentablemente tendrán que acostumbrarse a leerme un poquito más seguido.
Cómo dijo Nietzsche, “no dije que sería fácil, solo dije que valdría la pena. Pretextos cristianos para inculcar sus- ¡Ahh las voces de nuevo! ¡Hablan dentro de mi cabeza! ¿De donde salieron todos estos grillos?”. Cabe mencionar que esto lo dijo en sus últimos meses de vida.
Pero en lo que respecta al update de hoy, confieso que lo empecé a escribir sin saber qué decir para no quedar como un estúpido, como en mi última consulta a la foniatra. Ante el abismal vacío de ideas consideré apropiado recurrir a la triste maniobra de contar alguna anécdota graciosa de lo que hice en estos meses. Fallé miserablemente y terminé escribiendo este update; pero qué mierda, la mitad de los lectores cerró el Explorer cuando vio mi nombre debajo de la fecha.
A los que quedaron les contaré de cómo me acerqué casi sin quererlo al mundo metalero y las consecuencias que eso trajo.

Todo comenzó finales de Febrero de este año, o sea hace poquito. Encontrábame sentado en una mesa del bar Platón, frente a la Facultad de Filosofía y Letras…

Dueño del bar: “Flaco, ¿qué hacés sentado en la mesa? Levantá el culo y sentate en una silla, que están para eso”
Cruel Angel: “Sepa disculpar, buen hombre, estoy con la mente en otro lado. Con tantas idas y vueltas con esto de la inscripción. Mucha burocracia, vio. En el CBC-”
Dueño del bar: “Callate”
Cruel Angel: “Bueno”

Un día normal. Nubes en el cielo, estudiantes pegando carteles de Franja Morada proponiendo “muerte a U$A”, el Señor Intendente Destituido Anibal “Yo-no-fui” Ibarra escondiéndose debajo de una mesa. Lo habitual. Un día hermoso y tranquilo. Hasta que aparecieron los metaleros.
Un joven de aspecto robusto y cabello salvaje abrió la puerta del bar de un cabezazo y otros dos muchachos entraron tras él. Vestían remeras de bandas de Heavy Metal, negras y gastadas, tan chivadas que ya afectaban la capa de ozono. Cual erizos estaban cubiertos de tachas, espinas, piercings y clavos; uno hasta tenía un remache pop reemplazando un premolar.
Se acercaron a mi mesa sin advertir mi presencia, cosa que no me extrañó en lo absoluto porque ni mi familia me da pelota, jamás lee lo que escribo y hasta sospecho que quiere que empiece a trabajar y me mude del living.
Los señores se sentaron en mi mesa.

Metalero 1: “¿Eso te parece jodido? Calate esta: 2004, tour de Pantera por Mexico. Yo estoy en Veracruz esperando a los negros, yendo a un par de lugares para hacer tiempo. Se ve que una noche me metí frula vencida porque cuando vuelvo a abrir los ojos estoy desnudo dentro de un barril de vino. Aprovecho y duermo un par de horas. Alguien destapa mi barril y me despierta. Era Dimebag Darrell, guitarrista de Pantera. Me invita a que salgamos de putas. Se ve que cuando le prendí fuego la campera le caí bien porque al toque me ofrece ser plomo de la banda; acepto y vamos a chupar. La noche siguiente estamos tocando en una cantina de Tijuana. Sale Dimebag y grita “are you ready to rock, fuckers?!” y todos lo ovacionan. Empiezan a tocar y los bajos están sonando mal. La gente lo nota y entran a volar botellas. Aparece el dueño del bar y lo ahogan a escupidas. Los negros empiezan a subir al escenario y entonces Phil Anselmo me dice ‘Fight or die, you muthafucka’’. Ahí nomás agarro-”

Un metalero promedio chupando y pasándola en grande.

Cruel Angel: “Disculpen”
Metalero 2: “¿Y vos quien puta sos?”
Cruel Angel: “Me llamo Rodrigo y escribo para una página de humor, Seprin.com”

La escena era muy surrealista. Junto a mí tenía a tres individuos. El primero en hablar era de porte macizo, barba desprolija, cabello largo, ondulado y oscuro, opaco por falta de lavado y con olor a marihuana. Vestía unos pantalones de cuero gastados y una remera negra con la leyenda “Le pego a mi mamá”.
El segundo era de aspecto más lánguido, un poco más alto que el primero. Tenía piercings en su rostro, orejas, lengua, cuello y nudillos; usó el de su ceja para destapar una cerveza. Su cabello era largo y oscuro también, aunque más cuidado que el de su amigo. Llevaba una remera con un elaborado dibujo del zombie de Iron Maiden cogiendose a Hello Kitty.
A pesar de su aspecto considerablemente más refinado, este segundo metalero juraba haber ido hasta Alternativa exclusivamente para recagar a palo a este flaco por el simple hecho de que no le gustaba su letra.
El tercer metalero era un individuo de contextura delgada y piel pálida. Sus ojos eran claros y de una gelidez glacial. Su cabello, tan largo, lacio y rubio que una Barbie se lo envidiaría. La expresión en su rostro, sin embargo, era terriblemente maligna, como la de un personaje malo de un RPG que lleva oculta bajo su sobretodo una katana de dos metros. Tenía puesta una remera de la famosa banda de Death Metal noruega “Oryctolagus cuniculus”.
No recuerdo que haya emitido otro sonido más que gruñidos y puteadas en inglés.

Metalero 3: “Wharg! Rowl Mergh!”
Cruel Angel: “¿Qué dijo?”
Metalero 1: “No se. No habla español. Lo compramos de Escandinavia por eBay. Ahora volá de acá, pendejo”
Cruel Angel: “No puedo. Tengo demasiado miedo para moverme”

Apiadados por mi patética demostración de debilidad, los caballeros acordaron no golpearme hasta el desmayo y robarme la billetera y optaron por presentarse. Respectivamente, por orden de aparición, eran Mayhem, Eddie y Death. Entre gruñidos, cabezazos y puteadas me contaron de las visiones e ideales del heavy metal. Con cada insulto cuestionando mi sexualidad venía acompañando una frase de sabiduría, una cápsula de conocimiento metalero. Entendí entonces la riqueza espiritual del movimiento y quise ser parte de él.

Cruel Angel: “Quiero ser uno de ustedes”
Death: “Wharg?”
Cruel Angel: “Que quiero ser metalero. Tengo potencial para ser pesado. Es cierto que peso 50 kg, pero la actitud es lo que cuenta. Además, mi viejo estuvo en la pesada durante el ’78; tengo predisposición genética. Díganme por favor qué tengo que hacer para ser metalero”
Eddie: “Bue bue, pará un cachito pichón. No te podés tirar así de cabeza y sin casco, te podés lastimar”
Cruel Angel: “Pero yo ya escucho metal y me gusta mucho”
Mayhem: “A ver pendejo, decime, ¿qué bandas escuchás?”
Cruel Angel: “Rhapsody”
Me dio un cabezazo en señal de desaprobación.
Cruel Angel: “Nightwish”
Otro cabezazo, esta vez con envión.
Cruel Angel: “Uhm… ¿Linkin’ Park?”
Quedé inconsciente después de eso.

A falta de palabras, los metaleros se comunican con señas.
Aquí nos dicen: “Anoche tu jermu – me la sobó – dos veces”.

En los días siguientes los muchachos se dedicaron full time a instruirme en las artes metaleras, lo cual no representaba mucho problema para ellos porque no trabajaban ni estudiaban y en mi casa podían saquear la heladera y jugar con mis gatos.
Lo primero que hicieron fue arrojar por la ventana todos mis CDs originales (dos) y borrar toda mi música ilegalmente bajada de Internet (11 GB). Luego me obsequiaron varias docenas de vinilos y me forzaron a escucharlos.
Al quinto día de clase me presentaron un examen.

Cruel Angel: “¿Un examen?”
Eddie: “Es necesario medir tus conocimientos”
Cruel Angel: “Chicos, no tengo tiempo para esto. Mañana tengo que tener leído este libro, Meditaciones de Marco Aurelio, para un examen de verdad”
Mayhem: “¿Leer? Eso es al pedo. Mostrale Death”
El escandinavo me arrebató el libro de las manos y le dio un mordisco por el lomo. Arrancó un pedazo y lo tragó sin problema alguno.
Death: “‘No ejecutes ninguna acción al azar ni de otro modo que con una exacta conformidad con los preceptos del arte…’. Wharg!”
Cruel Angel: “Pero este examen está escrito a mano, con faltas de ortografía y letra ilegible. ¿Y qué son estas manchas de sangre en el papel? ¿De quién era?”
Mayhem: “Va a ser tuya si no te sentás a escribir, pendejo”

Con la intensión de enriquecer un poco el relato, he aquí la trascripción de dos preguntas y sus respuestas:

1. Viene a tocar Winter of Apokalypse. Vas al recital con una remera de:

A. Winter of Apokalypse.
B. Judas Priest.
C. Evanescence.
D. Gustavo Cerati.
E. “Sobreviví Cromañón y todo lo que recibí fue esta tonta remera”.

La opción correcta es la B, por supuesto. Está muy mal visto ir a un recital con la remera de la banda porque eso es lo que hacen los posers que compran la prenda esa misma noche en los stands circundantes al evento. Eso sucedió en abundancia en el recital de The Gathering al que asistí hace pocos días. The Gathering es una banda muy linda y recomiendo a todos los pendejos hiperactivos enviadores de SMS jugadores de DOTA que tengo por lectores que intenten bajarse un par de albumes.

2. ¿A quiénes resulta más placentero pegarles?

A. Góticos.
B. Chetos.
C. Alternos.
D. Árboles.
E. Otros metaleros.

2H2O! Agua pesada para gente heavy.

Esta pregunta tiene trampita. Si bien las opciones A y D pueden parecer atractivas en la teoría, quedan descartadas en la práctica, puesto que ambos tienen tendencia a devolver parte del dolor que les es inflingido. Los góticos por la cantidad de piercings, colgantes de ankhs y pentáculos, tachas y demás boludeces que llevan siempre encima; y los árboles por su agrietada corteza de madera o sus espinas, en caso de tratarse de un Palo Borracho.
Pegarle a otros metaleros no esta bien ni mal; es una de las formas que tienen de comunicarse. Sin embargo, definitivamente no es lo más cómodo, así que la opción E queda descartada también.
Pegarle a un alterno parece ser lo más cómodo y placentero, por la cantidad de peluches que lleva encima, aunque si el cheto está vistiendo una remera con leyenda futbolera en italiano (cosa bastante probable), su caja torácica se vuelve mucho más suavecita al tacto. Las opciones B y C son correctas.

En otro momento transcribiré el examen completo. Ahora prosigamos con el relato. El sábado la acción tomó lugar en el bar La Bujía Oxidada, un antro de mala muerte perdido por la calle Warnes. Allí se reunían todos los metaleros de la zona.
Entré siguiendo a los chicos y me encontré en medio de una cueva oscura, húmeda y fétida, no diferente a la vagina de una ballena. Las paredes estaban ennegrecidas y los pisos manchados de un rojo oscuro. La atmósfera estaba viciada de risotadas, insultos y acordes de Megadeth.

Cruel Angel: “Eddie, ¿me dirías donde está el baño?”
Mayhem: “No hay. Acá meamos en el suelo”
Sacudió y se subió la bragueta. Luego buscamos la mesa menos sucia y allí nos sentamos. Al instante vino el mozo; un hombre de unos cincuenta años, con delantal de cuero y parche en el ojo.
Mozo: “Buenas noches, putos. ¿Qué van a tomar?”
Mayhem: “Güisqui”
Eddie: “Cualquier cosa fuerte”
Death: “Worgh! Arghf!”
Cruel Angel: “Lo que menos tenga que tocar con las manos”
Mozo: “Salen cuatro Whiskys para la mesa dos”
Mayhem: “Bueno pendejo, ya estás encaminado, así que voy a contarte de mi proyecto. Con los chicos estamos pensando formar una banda”
Cruel Angel: “Qué bueno. Voy a ir a verlos siempre que mi vieja me deje”
Mayhem: “No pelotudo, vos vas a ser parte de esa banda. Eddie toca la batería y yo el bajo. Vos vas a tocar la guitarra junto con Death, que además va para las vocales”
Cruel Angel: “Pero Death no domina la comunicación verbal”
Death: “Grar Grar, Urgh!”
Eddie: “Viene al pelo, porque va a ser una banda de Death Metal. Solo necesitamos que él aúlle y putée con voz de zombie, yo golpee la batería como si fuera el cantante de Miranda y ustedes tres toquen a mil por hora hasta que les sangren los dedos”
Cruel Angel: “Copado. ¿Y qué nombre piensan ponerle a la banda?”
Eddie: “Estabamos entre ‘Endless Torment’, ‘66 Stabs In The Neck Brutal Murder’, ‘Tetrarkos Thanatos Malignus Damnatus’ y ‘The Dark Power That Devours The Christian Souls And Turns Dreams Into Nightmares From Hell’”.
Cruel Angel: “Esto es paradójico. Realmente nunca imaginé que cambiaría el mundo de las letras por el de la música. Cuando comencé a escribir para LIA yo-”

No pude terminar la oración. Una botella de ginebra voló por el aire y aterrizó en mis dientes. Inmediatamente después se desató una batalla campal todos contra todos. Temí que el conflicto lo haya provocado yo al comentar que escribía para LIA, pero luego me enteré que por reglas de la casa debía haber al menos una pelea por hora como mínimo.
A los cinco minutos de haberse iniciado la escaramuza, ésta se disolvió y todos volvieron a sus lugares. El barman pasó un LP de Judas Priest para mantener la paz por otros 55 minutos.
Ya repuestos de las lesiones decidimos que la banda se llamaría Endless Torment. Al ser el único del grupo que sabía escribir, mis compañeros me encomendaron componer un par de canciones. Aquí transcribo la letra de “Fuck You, OK?”, que fue la que más trabajo me costó.

Por más que estén inclinados 45º siguen
siendo posers. Un metalero de verdad
estaría totalmente dado vuelta.

Title: Fuck You, OK?
Author: Endless Torment
Album: We came. We saw. We fucking ripped your body with a chainsaw.

I hate you
Satan, my lord, will eat your soul
Worgh!

Chorus:
Fuck you!
Fuck you and die!

We will march and crash
To the fuck and beyond!
Wargh!

Repeat Chorus x7

Es una canción profunda, con mucho contenido, que se refiere a un momento complicado de mi vida, sentimentalmente hablando.

A la semana siguiente estaríamos tocando en Mekano, la meca metalera. Se trataba de una antigua fundición de acero en La Matanza que, tras ser abandonada en los ‘90, pasó a convertirse en teatro clandestino. Allí todos los fines de semana tocaban las más prominentes bandas del movimiento metalero nacional.
Yo estaba nerviosísimo. Sumado al hecho de que no sabía tocar la guitarra, sufro pánico escénico desde la primaria. Toda mi infancia fui a un colegio católico y durante la obrita teatral de quinto año me tocó representar el papel de Jesucristo durante la pasión. Mis compañeritos se tomaban muy en serio sus papeles; me escupieron y azotaron toda la mañana y luego me crucificaron en el mástil, dejándome desnudo y a la intemperie por nueve horas, a la vista de todos como un trofeo sombrío. En ese momento no me gustó mucho, pero tras años de terapia llegué a perdonarlos, pues no sabían lo que hacían. Pero volviendo a la historia, encontrábame entre bastidores, verificando que la guitarra suene correctamente, cuando veo venir a Mayhem y a Eddie con rostros preocupados.

Cruel Angel: “Chicos, miren, aprendí a tocar un nocturno de Chopin en guitarra”
Mayhem: “Cerrá el orto pendejo y preparate que ya salimos”
Cruel Angel: “¿Ya? Pero si faltan tres cuartos de hora para las once”
Mayhem: “Hubo un cambio de planes. La banda que estaba tocando recién no gustó y el público subió al escenario”
Eddie: “Los de seguridad no los dejaban, por eso construyeron catapultas y torres de asedio”
Mayhem: “Los músicos intentaron detenerlos arrojándoles piedras y aceite hirviendo, pero por cada fan que caía, dos tomaban su lugar”
Eddie: “Finalmente ganaron el escenario, degollaron a todos los de la banda y saquearon los instrumentos. Fue una batalla épica como no se ha visto jamás”
Cruel Angel: “Hmm a ver, sí, ahí viene el ataque de pánico. Sep, ya casi… casi… falta poquito. Aaaaahí está”
Y comenzaron las convulsiones.
Mayhem: “Arriba pendejo, y dejá de babear que necesitamos que cantes”
Cruel Angel: “¡¿Lo qué?! Death iba a cantar, ¿Dónde mierda está?”
Mayhem: “Lo perdimos de vista en la batalla de recién. La última vez que lo vi estaba masticando un pedazo de pierna del bajista”
Cruel Angel: “Chicos, no puedo cantar. Estoy muy nervioso y tengo miedo”
Eddie: “Hacete una paja anti-stress”
Cruel Angel: “Lo intenté y con todos estos anillos con púas casi me desangro”
Mayhem: “Escuchame pendejo, no me flaquees ahora. Vos tenés mucho potencial y podés hacer cualquier cosa que te propongas; si lo hacés desde el corazón es imposible que falles. Sí, es cierto que si no les gustás esa turba enardecida va a revender tus órganos en el mercado de Liniers, pero eso no va a pasar. Vas a salir, vas a cantar y les vas a patear el culo a todos. Eso sí, por ninguna razón digas que escribís para una página web de humor nerd”
Cruel Angel: “Chicos, los quiero”
Mayhem: “Salí de acá, puto del orto”

¡Acá estoy yo, listo para ir al recital!

Y me pegó un cabezazo. Pero fue un cabezazo lleno de afecto y emoción. Las palabras del hombre que para encender sus cigarros prendía fuego automóviles de alguna manera ablandaron mi corazón y extinguieron las sombras del miedo. Estaba decidido, iba a enfrentar a la masa.
Eddie se acercó con un vasito.

Eddie: “Hacé gárgaras con esto, es para la garganta”
Cruel Angel: “Gracias. Brgrgrgrgrgr… ¡Buaaj! ¡¿Qué carajo me diste?!”
Eddie: “WD-40. ¡Ahora vamo a rompé todo logoh eh!”

Intercambiamos cabezazos y salimos al escenario. Aún quedaban los restos humeantes del show anterior. Me ubiqué frente al micrófono y con voz de muerto vivo grité:

— Are you ready to rock, fuckers?!

Tres mil almas detuvieron todo movimiento y posaron su atención en mí. Boquiabiertos, tal vez preguntándose si aquello ante sus ojos era real. Si aquel pálido, escuálido joven sosteniendo en lo alto su guitarra era un ser humano de carne y hueso o una ilusión hija de una sobredosis de Cindor. Ahh podía escuchar sus pensamientos: “Esto es una joda, ¿no?”, “¿Cuánto me darán por su hígado en el mercado de Liniers?, “Cómo le pegaría a un manatí gótico”. Y al silencio le siguió un electrizante murmullo general.

— ¡Es el cadáver resurrecto de Dimebag Darrell! —gritó una voz entre la multitud e inmediatamente comenzó la aclamación popular. Aparentemente me confundían con el fallecido guitarrista de Pantera, Darrell Abbott. Afortunadamente ya estoy acostumbrado a que me confundan con alguien que lleva dos años de muerto y es desenterrado y reanimado ese mismo día, por lo que supe como actuar.

Cruel Angel: “That’s right niggaz! I escaped from Tijuana and now I have come for you!”

Y comenzamos a tocar. ¡Fue una verdadera fiesta! Tocamos nuestras mejores canciones: “Die”, “I Will Kill Your Dog”, “Always Wanted to Rape a Clown”, “I Don’t Want the Fucking C&A Card”, “Kill a Jew”, “Kill a Jew remix feat. DJ Jew” y nuestro mayor éxito y tema insignia, “Fuck You, OK?”.

Ahh qué lindo, una historia mía con final feliz, para variar. Y aunque me encantaría poder decir que este es verdaderamente el final, mis aventuras con los metaleros estaban lejos de terminar. Pero quedarán para próximas entregas. Ahora me retiro a mi prisión criogénica. Un abrazo fraternal peronista y larga vida al metal.

12 Responses to “Yo, pesado.”

  1. start your own brand

    Yo, pesado. « La Internet Apesta

  2. baby says:

    baby

    Yo, pesado. « La Internet Apesta

  3. animator warszawa

    Yo, pesado. « La Internet Apesta

  4. omega 3 says:

    omega 3

    Yo, pesado. « La Internet Apesta

  5. Rage DNA says:

    Rage DNA

    Yo, pesado. « La Internet Apesta

  6. rubber bracelets custom

    Yo, pesado. « La Internet Apesta

  7. google advertising login

    Yo, pesado. « La Internet Apesta

  8. […] Yo, pesado. « La Internet Apesta […]

  9. FherchuPomelo FherchuPomelo says:

    Buenisimo Cruel..!! 😀

  10. Forrin forrosinfronteras says:

    la foto que dice “¡Acá estoy yo, listo para ir al recital!” sos vos realmente? mierda, te imaginaba algo menos… emo (esto esta en el puesto numero 1 de mi lista de insultos realmente ofensivos)
    y en cuanto a

    2. ¿A quiénes resulta más placentero pegarles?

    A. Góticos.
    B. Chetos.
    C. Alternos.
    D. Árboles.
    E. Otros metaleros.

    yo siempre digo la B, si me das estas opciones

  11. lebrige says:

    selente post

  12. Wolfgang says:

    Cabe destacar que el nombre de la banda Oryctolagus Cuniculus hace referencia a el mayor esbirro de satanas que alguna vez pisado la tierra: El conejo salvaje

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.